Haima 7: ¡Una china bien interesante!
   



La marca china Haima trae esta camioneta de buen tamaño con un diseño muy europeo, motor de 2 litros con 150 caballos de potencia y un equipamiento de lujo completo. Arranca en 48 millones de pesos.

La marca Haima, que se estrenó en el pasado Salón del Automóvil de Bogotá, trae esta camioneta que se ubica como una de las más completas en su rango de precio.

Redaccion: Revista Motor

Cuando Haima se presentó con todo su portafolio en el pasado Salón del Automóvil de Bogotá, era innegable el parecido de sus carros con la línea de productos particulares de la marca japonesa Mazda. Pero esto no era casualidad: durante 15 años la casa nipona trabajó en el desarrollo de vehículos que tuvieran perfil, calidad y acabados internacionales y ha tenido una clara asociación industrial con la firma japonesa.

Por esta razón, la Haima 7, que es uno de los frutos de esta alianza, es una camioneta que tiene presencia europea y un diseño que no deja indiferente a la gente en la calle que se para a mirar varias veces el escudo en la parrilla.

De buen tamaño, pues mide 4.42 metros de alto y 1.83 de ancho, tiene un frontal imponente que parte del enorme bómper delantero y en la parte inferior incluye una gran toma de aire y los espacios para las exploradoras, mientras que en la parte superior está la parrilla trapezoidal de tres hojas horizontales y una pestaña cromada que hace frontera con el capó. Los faros delanteros son oblicuos y salen desde la mitad del conjunto extendiéndose hacia atrás y de ellasnace un 'tendón' que pasa a cada lado de la carrocería hasta alcanzar los stops y que combina con el pliegue lateral que cada puerta tiene en la parte baja.

Una vez en el interior, el confort y la calidad de los acabados sorprende pues están por encima del estándar chino. Aunque el color del tapizado revela el origen, la mayoría de carros chinos traen colores claros que poco duran, viene con cuero en las sillas que son de mandos eléctricos, un volante forrado en el mismo material y una consola central con pantalla digital. Los botones plásticos, la palanca de cambios y el techo, del mismo color beige, tendrán huellas en su vejez, pero es evidente que cada vez estos carros están más cerca de las normas y texturas internacionales de calidad.

La posición de manejo es elevada y cómoda y se puede graduar el volante en altura y profundidad. Los espejos se despliegan automáticamente, una vez se introduce la llave con comandos de cierre central, y se acomodan en su punto exacto con mandos eléctricos. Si hay poca luz, pues todos los vidrios tienen una película que los oscurece, hay seis bombillos en la cabina y un 'sunroof' que parece la claraboya de una casa.

El motor de 2 litros y 150 caballos de potencia es silencioso, apenas se roza el acelerador, accionado de forma electrónica, responde y la primera de las 5 velocidades impulsa a la camioneta con alegría, mientras que la dirección es precisa y suave, como un guante. El radio de giro es pequeño, y a pesar de su volumen sale con facilidad al sortear obstáculos en la calle.

En aceleración, la segunda se tarda un poco en responder y al igual que la tercera, hay que buscarle los argumentos en el fondo del pedal. Sin embargo, una vez gana velocidad se vuelve más ágil en el tráfico y cambia de carril sin solemnidades.

En suma, una máquina muy justa La suspensión es bastante cómoda, casi como la de un sedán, y su trabajo es elástico en los terrenos irregulares, a los que se adapta sin queja pero por donde no es muy conveniente transitarla con frecuencia pues a pesar de tener una buena altura sobre el suelo, llantas de buen tamaño y una apariencia de todo terreno, esta camioneta solo tiene impulsión desde el eje delantero, tipo 4x2, lo que la hace un aparato urbano, con buen ajuste.

Y para estar a tono en la ciudad tiene un completo equipo de seguridad pues viene con airbags para conductor y pasajero, frenos de disco, ABS y distribución electrónica de frenado, seguro para niños, bloqueo central y luces antiniebla traseras.Si de espacio se trata, tiene un baúl de 453 litros y una luz de cortesía cuando se abre la quinta puerta, y la distancia entre ejes, de más de 2.6 metros, hace que tres personas adultas se acomoden en la banca trasera con bastante holgura.

En conclusión, la Haima 7 es una buena opción a considerar si se busca una SUV ya que arranca en 48 millones de pesos.

Accesorios multimedia
La Haima 7 tiene una cámara para ayudar al parqueo en reversa, con medidores que se proyectan en la pantalla de la consola central, y que, junto con los sensores, alivian la maniobra. También cuenta con un programa de GPS y desde esta misma pantalla se controla el radio, mediante comandos táctiles, aunque también tenga mandos desde el volante. Para no desentonar, el aire acondicionado también se acciona de manera digital.


Haima 2: el más pedido
   


Dentro del portafolio de esta marca china es el carro que más se vende. Este es un vehículo compacto de 3.8 metros de largo cuya carrocería de 5 puertas se hizo a imagen y semejanza del Mazda 2.


Redaccion: Revista Motor

La primera de ellas es la GL que tiene un motor de 1.3 litros, 16 válvulas y 92 caballos de potencia y en cuyo equipamiento se cuentan un airbag para el conductor, frenos ABS, distribución electrónica de la fuerza de frenado así como aire acondicionado, bloqueo central, dirección hidráulica y elevavidrios eléctricos. Su precio es de 29.8 millones de pesos.

El tope de la línea es el Haima 2 C Sport, que es un cruce de este hatchback hacia una camioneta. Por esta razón tiene motor de 1.5 litros, 16 válvulas y 105 caballos de potencia, el equipo más completo de la gama con dos airbags, ABS, EBD, aire acondicionado, paquete eléctrico en vidrios, seguros y espejos y adicionalmente tiene ampliaciones de la carrocería como un spoiler más grande, pasos de ruedas, estribos y soportes de techo. Esta versión se vende en 34.8 millones de pesos.

Hay 5 versiones de este carro compacto con motores de 1.3 y 1.5 litros con diferentes niveles de equipamiento.


Haima llega al país de la mano de Oriental Motors
   
Bogotá.  Tras un año de conversaciones con la casa matriz de la firma china Haima, un grupo de empresarios, entre los que destaca Jorge Arévalo, Adel Kassem y Mauricio Cortés, conformaron Oriental Motors.
Esta empresa se encargará de la importación y comercialización de la firma asiática en el país.

En una primera etapa, la compañía traerá al mercado colombiano nueve vehículos diferentes, entre ellos, el modelo de entrada Haima 1 con motor 1.1 litros, el Haima 2 con un propulsor de mayor cilindrada de 1.8 litros, el Haima 3 sedán y hatchback, el monovolumen Freema y Freema H2, un sport utility vehicle (SUV) llamado Haima 7 de 2.0 litros y GPS integrado, un taxi llamado Family y la van F-star.

"Los vehículos arrancan desde $21,8 millones hasta $56,8 millones. Estos precios, la tecnología aplicada a nuestros productos y la amplitud de nuestro abanico de opciones en vehículos nos permitirán conquistar diversos nichos de mercado dentro del sector automotor", indicó el gerente comercial de Oriental Motors, Nessim Kassem.

La presentación de la compañía en el mercado local se hará en el marco del Salón del Automóvil. El presidente de la empresa, Jorge Arévalo, explicó que se ultiman los detalles con diferentes inversionistas para montar la red de concesionarios y tenerla lista a comienzos de año.

"Tenemos previsto invertir inicialmente $1.200 millones en el área de postventa y unos $20.000 millones en vehículos. Abriremos aproximadamente 130 puestos de trabajo en el país y creemos que en el primer año de operación podemos alcanzar un mínimo de $36.000 millones en ventas con 1.200 unidades colocadas", dijo el directivo.

Haima, una empresa fundada en 1988, fue la que le dio la entrada a la firma Mazda al mercado chino con un acuerdo de alianza estratégica firmado en 1992. Aunque ese convenio ya no está vigente, la marca japonesa continúa cooperando con Haima siendo proveedor de partes para los vehículos chinos.

Actualmente, Haima posee tres plantas de producción con capacidad para ensamblar 500.000 vehículos por año.

 

Haima, con un equipo ganador
   

Quizás una de las enseñanzas más importantes que le dejó el automovilismo a Nessim Kassem, en la década del 90, es que un buen equipo es garantía de éxito. Y esa misma premisa la está aplicando en su nuevo rol como vicepresidente de Orienta Motors Company, empresa que lanzó en el XII Salón del Automóvil la marca china Haima.

“La compañía fue fundada con socios que tienen mucha experiencia y que son reconocidos en la industria automotriz. Por un lado está Adel Kassem, quien está en el negocio de los carros desde los años 70, con representaciones de diferentes marcas y quien nos va a aportar mucho en el tema de posventa; en el tema de servicio contamos con Mauricio Cortés, quien nos aporta sus

conocimientos como ingeniero mecánico y con su firma; en la conformación de la red de concesionarios tenemos a Lázaro Montes, quien realizó este trabajo de manera impecable en Hyundai, y al frente de la gerencia comercial está Eduardo Borda, quien estuvo vinculado con Skoda”, destaca Nessim.

Para el directivo la historia de una compañía siempre debe ser tenida en cuenta y por eso afirma que “Haima es una empresa que se fundó en 1988, tras una asociación con Mazda, que quería introducir al mercado chino sus modelos. Contactó a Hainan Motor Stamping Factoring (una estampadora), que cumplía con todos los requisitos. Esta relación benefició a las dos empresas. A Haima le quedó la gestión de Mazda y a los japoneses la experiencia de comercializar en un mercado grande como el chino. Era un acuerdo a término fijo, después del cual partieron camino”.

Aunque es inevitable relacionarlos con la marca japonesa, Nessim considera que “esa pregunta va a ser obligada. Hay algo que uno no puede cambiar y es la historia ni puede olvidar una relación de 16 años de colaboración profunda, de intercambio tecnológico y de gestión de administración. Los japoneses son líderes en la gestión industrial en la fabricación eficaz y Haima nació y germinó de una semilla sólida y ahora está creciendo como una empresa independiente, con una gestión fantástica”.

Prueba de ello es que “Haima, desde 2006, está desarrollando sus propios modelos, con un gran éxito en el mercado local, como el Family para particulares y taxi, bajo la plataforma del 626, que se ha convertido en un éxito en China, con más de 500 mil unidades vendidas desde 2006; el Haima 3 sedán y hatchback; el Freema H2, un monovolumen de siete pasajeros; y el Haima 7, un SUV con todas las características de tecnología, seguridad, economía y diseño, que son los fundamentos de Haima”.

Esta empresa, en China, posee dos plantas de producción con capacidad para fabricar 500 mil vehículos al año y cuenta con su propia planta de motores, que van desde un litro hasta dos litros y “están desarrollados con las últimas tecnologías en versiones con válvulas variables y controles electrónicas de gestión de motor, con excelente rendimiento y economía. Por ejemplo, “en la Haima 7 la aceleración es controlada por computador y por un sensor electrónico que manda la señal al computador del motor y éste a su vez gestiona al aceleración de la manera más eficaz posible”, dice Kassem.

El hecho de que muchas personas los relacione con los modelos de Mazda, es para Nessim algo inevitable. “La gente dice que son la copia de Mazda y no es así, simplemente es el resultado de esa colaboración tecnológica y natural. Haima tenía que aprovechar su experiencia para diseñar vehículos, pero si uno se pone a detallar son diferentes. El Haima 2, por ejemplo, tiene mayor distancia entre ejes y mayor amplitud de espacio internos . Y así en todos los vehículos es similar. Pero con Mauricio Cortés nos pusimos a ver si las partes de uno le servían al otro y todas son completamente diferentes. Nuestro Haima 3 fue diseñado por el Estudio Idea de Italia, de gran prestigio en el mundo, y las suspensiones fueron desarrolladas por Lotus y últimamente se está trabajando con un prestigioso diseñador japonés”.

Para todo el grupo de trabajo de Oriental Motor Company, el mayor aliciente para seguir en este proyecto es la aceptación del público, como lo destaca Kassem: “La gente ha estado muy interesada y uno solo de nuestros asesores realizó en un día 70 cotizaciones. Ya tenemos vendida la muestra que trajimos al Salón, estamos vendiendo sobre pedidos y la idea es poder entregar los modelos en el mes de enero. Estamos en negociaciones muy adelantadas con concesionarios potenciales, para arrancar con toda nuestra red, pues somos conscientes de que una parte muy importante de este negocio es el servicio posventa. Nuestra garantía es de tres años o 60.000 kilómetros, lo que primero ocurra, y el objetivo inicial es vender 120 unidades por mes”.